¿Por qué no dejar a tu perro en el coche?

¿Por qué no dejar a tu perro en el coche?

No importa la época del año. La idea de dejar a un perro en el interior de un vehículo supone un peligro para él. Sin embargo, sí que es cierto que este riesgo aumenta en verano. ¿por qué?

 

Las ventanillas del coche crean un fuerte efecto invernadero que hace que la temperatura se convierta en extrema.  En menos de 10 minutos, nuestra mascota puede sufrir daños graves en el cerebro y/o los pulmones llegando a ser mortal. 

 

Aumento del ritmo cardíaco, dificultad respiratoria, vómitos, diarrea, desorientación...son sintomas propios de un golpe de calor. Existen razas como el Bulldog, Bóxer, Carlino, Pomerania, Husky etc...que son más propensos a sufrir este problema por lo que hay que extremar la precaución aún más con ellos. 

 

A ellos, las altas temperaturas les afectan con mucha más rapidez que a nosotros ya que ellos no tienen la capacidad de sudar ya que no tienen glándulas sudoríparas en un mismo número que nosotros. Solo pueden vencer el calor con los jadeos a través de la respiración, sudando a través de las almohadillas de las patas , o tumbándose en superficies frescas para liberar la calor por conducción. 

 

El sudor regula la temperatura de nuestro cuerpo logrando reducirla y llevarla a un nivel normal. El propio cuerpo actúa como mecanismo de defensa. 

 

Si viéses a un perro encerrado con síntomas de peligro, lo primero es recomendable llamar directamente a las autoridades municipales e intentar buscar al propietario del coche. 

 

¿Cómo actuar en caso de riesgo? Lo importante es que la temperatura de la mascota baje a 39ºC y refrescarle poco a poco con agua fresca, nunca helada. Utiliza toallas húmedas, abanícale y humedécele la boca sin obligarle a beber. Son recomendaciones que puedan ayudar a regular la remperatura pero en cualquier caso acude lo antes posible a un veterinario. 

 

Antes, lo más importante es enfriar al perro para que su temperatura baje hasta 39ºC: mójale con agua fresca, nunca con agua helada. Puedes refrescarle pasando toallas húmedas por los pies, por el cuerpo, por el cuello, en torno a la cabeza... Pero no le cubras por completo con ellas. Abanícale y humedécele la boca pero no le fuerces a beber. Y, lo dicho, lo antes posible al veterinario.

 

Si decides viajar con tu mascota, toma precauciones: agua fresca, temperatura adecuada en el coche, parar cada dos horas para pasear y descansar. 

Publicado
el 17-08-2016

Comentarios

Nadie ha comentado esto aún. Sé el primero en hacerlo!!!


¿Por qué no dejar a tu perro en el coche?

¿Por qué no dejar a tu perro en el coche?

No importa la época del año. La idea de dejar a un perro en el interior de un vehículo supone un peligro para él. Sin embargo, sí que es cierto que este riesgo aumenta en verano. ¿por qué?

 

Las ventanillas del coche crean un fuerte efecto invernadero que hace que la temperatura se convierta en extrema.  En menos de 10 minutos, nuestra mascota puede sufrir daños graves en el cerebro y/o los pulmones llegando a ser mortal. 

 

Aumento del ritmo cardíaco, dificultad respiratoria, vómitos, diarrea, desorientación...son sintomas propios de un golpe de calor. Existen razas como el Bulldog, Bóxer, Carlino, Pomerania, Husky etc...que son más propensos a sufrir este problema por lo que hay que extremar la precaución aún más con ellos. 

 

A ellos, las altas temperaturas les afectan con mucha más rapidez que a nosotros ya que ellos no tienen la capacidad de sudar ya que no tienen glándulas sudoríparas en un mismo número que nosotros. Solo pueden vencer el calor con los jadeos a través de la respiración, sudando a través de las almohadillas de las patas , o tumbándose en superficies frescas para liberar la calor por conducción. 

 

El sudor regula la temperatura de nuestro cuerpo logrando reducirla y llevarla a un nivel normal. El propio cuerpo actúa como mecanismo de defensa. 

 

Si viéses a un perro encerrado con síntomas de peligro, lo primero es recomendable llamar directamente a las autoridades municipales e intentar buscar al propietario del coche. 

 

¿Cómo actuar en caso de riesgo? Lo importante es que la temperatura de la mascota baje a 39ºC y refrescarle poco a poco con agua fresca, nunca helada. Utiliza toallas húmedas, abanícale y humedécele la boca sin obligarle a beber. Son recomendaciones que puedan ayudar a regular la remperatura pero en cualquier caso acude lo antes posible a un veterinario. 

 

Antes, lo más importante es enfriar al perro para que su temperatura baje hasta 39ºC: mójale con agua fresca, nunca con agua helada. Puedes refrescarle pasando toallas húmedas por los pies, por el cuerpo, por el cuello, en torno a la cabeza... Pero no le cubras por completo con ellas. Abanícale y humedécele la boca pero no le fuerces a beber. Y, lo dicho, lo antes posible al veterinario.

 

Si decides viajar con tu mascota, toma precauciones: agua fresca, temperatura adecuada en el coche, parar cada dos horas para pasear y descansar. 

Publicado
el 17-08-2016

Comentarios

Nadie ha comentado esto aún. Sé el primero en hacerlo!!!


compartelo...